M2069 (Es)

6th December 2022

Un velero encallado en la entrada del puerto deportivo

Reporte Inicial

El patrón de un velero de 17 metros de eslora con un calado de 2,5 metros y una tripulación de cinco personas se encontraban de travesía en una amplia zona marítima.  Se acercaron a puerto con profundidades cartografiadas que no deberían haber presentado dificultades. Sin embargo, una nota de la carta indicaba que la entrada del puerto deportivo era propensa a la sedimentación y que las embarcaciones debían proceder con precaución, vigilando de cerca la sonda de profundidad.

Se habían arriado las velas a una milla de la entrada del puerto deportivo y se había puesto en marcha el motor.  La tripulación utilizó cartas de papel actualizadas y el derrotero de la zona.  En él se advertía de la existencia de zonas poco profundas que se extendían hasta 50 m desde el rompeolas del puerto deportivo, y se aconsejaba darles un amplio margen.

A medida que se acercaban a la entrada, la mar de popa se hizo más pronunciada a medida que la profundidad disminuía. Conscientes de la advertencia del derrotero, se mantuvieron alejados del extremo del rompeolas y esperaban ver las tres balizas laterales de estribor y las cuatro boyas laterales de babor para guiarse.

Empezaron a virar a estribor, tras ver un √ļnico juego de boyas laterales de babor y estribor dentro de la entrada y pusieron rumbo entre ellas.¬† La profundidad se estaba controlando, pero se redujo r√°pidamente, disminuyendo a menos de 1 m bajo la quilla.

Creyendo que se trataba de una de las zonas poco profundas anotadas en la carta, continuaron, pero encallaron poco después. Pusieron el motor atrás toda, pero el oleaje les empujaba más hacia la playa.  Pudieron poner la embarcación proa a la mar utilizando la hélice de proa, y se fondeó el ancla.

Afortunadamente, la embarcaci√≥n volvi√≥ a flotar y pudieron entrar a motor en el puerto deportivo, tomando un rumbo mucho m√°s cercano al rompeolas que el aconsejado por el derrotero, pero que hab√≠an observado en la hora anterior que era utilizado con √©xito por embarcaciones de un tama√Īo similar.

Cuando se sac√≥ el barco del agua y se inspeccion√≥, s√≥lo se encontraron da√Īos superficiales en el bulbo de la quilla.

El informante aclara que se cometi√≥ un error al no consultar las notas de la carta y actuar de acuerdo con su informaci√≥n sobre la sedimentaci√≥n en los accesos. El informante se hab√≠a centrado demasiado en los consejos del derrotero, que ten√≠a cuatro a√Īos de antig√ľedad, en relaci√≥n con las zonas poco profundas que se extend√≠an desde el rompeolas del puerto.

Cuando la profundidad comenzó a reducirse, en lugar de detenerse y dar marcha atrás, el barco continuó con la aproximación, lo que provocó la varada.

El informante también informó a CHIRP de que el motor del yate no funcionaba a pleno rendimiento debido a un turbo roto, en ese momento no detectado.  Aunque podía impulsar el yate a entre 6 y 7 nudos en condiciones de calma, la potencia era insuficiente cuando se necesitaba en una emergencia.

CHIRP Comentario

Este informe pone de manifiesto los peligros de utilizar fuentes no oficiales de datos de navegaci√≥n. La discrepancia entre la profundidad real y la prevista deber√≠a haber sido una “se√Īal de alarma” para la tripulaci√≥n de que no estaban necesariamente donde cre√≠an estar. Aunque viraron a lo que cre√≠an que era una distancia segura, en realidad hab√≠an virado demasiado pronto porque no vieron el n√ļmero esperado de boyas laterales. El informe muestra un sesgo de confirmaci√≥n: pensaron que estaban en el lugar correcto y atribuyeron el cambio r√°pido de la profundidad a que era una “zona poco profunda”. La respuesta correcta era dar la vuelta y confirmar su posici√≥n.

CHIRP quiere reforzar el requisito de que un motor en perfectas condiciones en un velero debe considerarse un elemento de seguridad esencial, no sólo para las circunstancias experimentadas en el momento del encallamiento, sino también para evitar colisiones, situaciones de MOB y ejecutar paradas de emergencia en casos de proximidad.

Cuestiones clave relacionadas con este informe

Conocimiento de la situaci√≥n – El derrotero estaba desactualizado desde hace varios a√Īos y es probable que ya no describiera con precisi√≥n la profundidad del fondo marino. El n√ļmero previsto de boyas laterales no era visible antes de la alteraci√≥n del rumbo alrededor del rompeolas, y aunque la segunda entrada en el puerto deportivo fue exitosa, se bas√≥ en gran medida en conjeturas al estimar la ruta que hab√≠an seguido otros buques.

Comunicaciones – Se deber√≠a haber considerado la posibilidad de contactar con las autoridades portuarias para preguntar sobre los √ļltimos cambios en el fondo marino para planificar una aproximaci√≥n m√°s segura al puerto. ¬ŅEs algo que usted har√≠a si se aproximara a un puerto por primera vez?

Pr√°cticas locales– Aunque la mayor√≠a de las cartas y derroteros se publican anualmente, muchos propietarios de yates admiten que s√≥lo actualizan sus copias cada pocos a√Īos para ahorrar costes. Esto es una falsa econom√≠a comparada con los costes potenciales de un incidente. Del mismo modo, el mantenimiento del motor puede ser costoso, pero podr√≠a ser la diferencia entre un accidente y un casi accidente.

Up next: